lunes, 28 de mayo de 2012

Valeria Tentoni



















Pasado

Tu primer texto
El más viejo que encontré en la casa de mi mamá se llama “¿Cómo? ¿cuándo? ¿por qué?”. Es una serie de tres cuentos cortos.

Género
Cuento.

Año
1993

Procedimiento creativo/Contexto
El texto está tipeado en la Olivetti de mi papá. Su oficina ocupaba el garage de casa y a la hora de la siesta me sentaba en su sillón y jugaba a escribir. Yo miraba a mi papá trabajar y quería hacer lo que él hacía. Apretar las teclas, estampar letras con fuerza, hacerle párrafos a las hojas. Quería el ruido de esa máquina y también quería hacer pilas de papeles escritos.
Casi todos los textos de esa época tienen dibujos hechos con crayón por mi hermano o por mí. Están llenos de faltas de ortografía y delirio. Mi mamá nos leía cuentos todas las noches: se sentaba en una sillita entre las dos camas y la escuchábamos hasta quedarnos dormidos.

¿Tuvo lectores?/¿Críticas favorables?/¿Produjo conflictos familiares?
Mis primeros lectores fueron mi mamá, mi papá y mi hermano, Nicolás. Él era una suerte de intérprete caprichoso que dibujaba, invariablemente, karatecas para ilustrar los cuentos. Así que mi hermano fue, ahora que lo pienso, mi primer gran compañero de escritura. Y todavía no sabía leer.

¿Se ha puesto viejo?/¿Lo has vuelto a corregir?/¿Lo quemaste?
Está viejo, sí: el papel abandonó el blanco y está pasándose al amarillo. Mi mamá y su corazón enorme guardaron y fecharon todos esos cuentos. Ahora quisiera quedármelos yo.
Fragmento:
“Un día la mamá lo llevó al médico y él le dijo: su hijo tiene letritis aguda y la mamá preguntó: eso es grave doctor y el doctor dijo no pero tiene que enojarse con las letras para que se vaya”.


Presente

Género
Novela, relatos, poesía.

Qué se ha modificado en tu modo de abordar un texto.
Perdí mucho de esa inocencia, creo. La idea llega, la escribo, y después tengo que luchar para no traicionarla con mi terror de mundo. La corrección pasó a ser una instancia más de la escritura, y me parece que las decisiones que tomo en esa etapa quizás sean las más determinantes con respecto al texto.

Cuál es tu punto de partida .
Me gusta estar entre lo que se está moviendo, mirarlo todo. Quisiera tener ocho ojos, como algunas arañas. Me sirve mucho escuchar. Las personas dicen y dicen y me dejan esas historias ahí, como se dejan las cartas ajenas sobre la mesa del comedor. Bueno, yo robo esas cartas y las leo para escribirlas. Por eso me interesa el periodismo; me da permiso para hacer preguntas. Es la coartada perfecta para una curiosa.

¿Tus lectores son fieles o te abandonan en el camino?
No tengo idea.

Qué sabés de tu propia literatura
Que es algo en proceso. Que todavía puede mejorar.

Qué perdiste/Qué ganaste
Gané y perdí confianza en mí. Perdí y gané confianza en mí.

Fragmento:
“Ni en la distancia, ni en la cercanía, ni, aún, en la excesiva cercanía, cuando parecen fantasmas domésticos, las palabras dejan de bailar antes de caer a tierra. Como papel picado.
Qué compleja es la estupidez que nos ampara”.


Futuro

Proyectos
Terminar de escribir la novela. Terminar de una vez alguna novela y no abandonarla en el camino.

Cómo te gustaría ser reseñado/a
Con preguntas que me llenen de preguntas.

Quién te leerá
¡¿Quién me leerá?! (se desespera)

Qué podemos esperar de vos Que insista.

Cómo te gustaría que te recuerden Como alguien que amó y amó.

Tu última frase:
Yo también.



Valeria Tentoni nació en Bahía Blanca en 1985. Se recibió de abogada pero trabaja como periodista. Publicó los poemarios Batalla sonora (Manual Ediciones, Rancagua, Chile, 2009), Ajuar (Primer Premio Concurso Editorial Ruinas Circulares, Buenos Aires, 2011) y el libro de relatos El sistema del silencio (Editorial 17 Grises, Bahía Blanca, 2012). Edita la Audioteca de poesía contemporánea y co-dirije Revista Pájaro.


Imagen: André Kertész

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada